Tras los pasos de un ingeniero poeta en el mar interior de Málaga

Uno de mis rutas favoritas por Andalucía es la que nos lleva desde Málaga y el Mediterráneo a los pantanos del Guadalhorce, un escenario natural único que la ambición del hombre ha domesticado con cierta tendencia a la insesatez poética. La historia del ingeniero poeta Rafael Benjumea Burín marca esta postal, publicada como siempre en AndalucesDiario.es con la maravillosa acuarela de C. Gómez Flores.

«Dos saltos hidroeléctricos, el salto del Chorro y el salto del Gaitanejo, fueron el primer resultado de tal empeño que, lógicamente, hubo de conectar entre sí. Por tanto, y contra toda lógica, suspendido sobre el abismo de los tajos de la Sierra de Huma, discurre una enloquecida obra de ingeniería: el caminito del Rey. Cuentan que fueron los pescadores acostumbrados a columpiarse en las altas jarcias de sus barcas los que, reconvertidos en albañiles, tejieron esta pasarela de unos tres kilómetros de longitud y escasamente un metro de anchura en su punto más estrecho. Otras leyendas cuentan que a la obra eran destinados los presos, muchos de ellos condenados a muerte, tal era la dificultad del trabajo».

Acuarela de C. Gómez Flores

El pantano del Conde del Guadalhorce por Acuarela de C. Gómez Flores .

Si quieres seguir leyendo, pincha aquí

Más postales desde Andalucía,  aquí.

2