Por fin, cerezos en flor: El sakura en Takayama

Que Japón es uno de los países más fotogénicos del mundo no es una sorpresa. Todo, desde los miles de cables de electricidad que cruzan cada calle por encima de nuestras cabezas hasta los marcianos vestuarios de los más jóvenes, tiene una foto. Pero volver de Japón con una, bueno muchas, fotografías del sakura, literalmente flor del cerezo, es un plus a cualquier viaje por este increíble país que bien merece un esfuerzo.

Sakura en Takayama, Japón

Sakura en Takayama, Japón. Foto Manuel Moreno/Rosa Llacer

Por eso, en nuestro en recorrido en tren por la isla de Honshū, dedicamos varios días intentar localizar los cerezos en flor, sobre cuya evolución se informa en las noticias como si de la información meteorológica se tratara. No es tan fácil como pudiera parecer. La flor tiene una duración de unos 10 días y no nace en todo el país al mismo tiempo, sino que se desplaza de sur a norte en un proceso que comienza a principios de marzo en Okinawa y que llega hasta finales de abril en la isla de Hokkaidō. Como nuestro viaje fue en abril –desde hace años viajamos por precio y buen clima casi generalizado durante la Feria de Sevilla que, en fin, está muy bien pero que ya conocemos como para no tener ganas de volver hasta dentro de varios años- no tuvimos suerte en los primeros días en Tokio; tampoco en Kioto, donde apenas encontramos unas florecillas a punto de caerse ni en Hiroshima ni Miyahima ni en Nara. Parecía como si llegáramos a los sitios justo cuando las últimas flores acababan de caer. Así que no fue hasta que alcanzamos los Alpos japoneses, en la preciosa ciudad del periodo Edo de Takayama, con sus casas de madera, sus destilerías de saque y la exquisita ternera de Hida -al nivel de la Kobe-, cuando nos encontramos cara a cara con el sakura.

Sakura en Takayama, un espectáculo en Japón. Foto Manuel Moreno/Rosa Llacer-

Sakura en Takayama, un espectáculo en Japón. Foto Manuel Moreno/Rosa Llacer

Sakura en Takayama, un espectáculo en Japón.

Sakura en Takayama, un espectáculo en Japón. Foto Manuel Moreno/Rosa Llacer

Fue, sin duda, uno de los momentos del viaje, porque al hermoso paisaje se suma la celebración del hanami, que no es más que la tradición japonesa de salir a la calle a contemplar flores- La esperada llegada de la celebración simboliza no únicamente el fin de la estación fría, sino también el comienzo de una nueva etapa, más fructífera y bella que la anterior, por lo que familia y amigos quedan en los parques para comer, hacer fotos, celebrar que están vivos… Justo lo que hicimos nosotros.

 Río Miyagawa durante la sakura.

Río Miyagawa durante el sakura. Foto Manuel Moreno/Rosa Llacer

4