6 consejos para reservar motel en Estados Unidos

Cualquier viaje a Estados Unidos más allá de sus ciudades incluye la experiencia iniciática de buscar, elegir y, finalmente, dormir en un motel de carretera. Bueno, realmente en muchos. En mayo de 2013 recorrimos más de 6.000 kilómetros -sí, la distancia de Sevilla al Cabo Norte en línea recta- desde el parque nacional de Yellowstone hasta Los Ángeles lo que nos convirtió en unos auténticos expertos en esto de encontrar motel ya que sólo llevamos alojamiento reservado en los primeros días en Chicago y el tiempo que pasamos en el Gran Cañón. Salvo el peligroso antro en el que estuvimos las dos últimas noches en Los Ángeles, acertamos casi siempre por lo que aquí os dejamos los 6 mejores consejos para reservar motel en Estados Unidos.

1.- El lugar: mejor junto a las Interestatales

Las áreas de servicio que salpican las autopistas Interestatales concentran la mayor parte de los moteles de la carretera. Habitualmente, cerca de cada población medianamente grande encontrareís agrupados varios moteles de distintas cadenas junto a un par de supermercados, un Starbucks y algo de comida rápida. No hace falta calentarse mucho la cabeza; sólo encontrar este punto -habitualmente profusamente señalizado- y pasar al consejo 2.

Motel de cadena Super 8

Los moteles se concentran junto a las áreas de servicios de las Interestatales. Foto Manuel Moreno/Rosa Llacer

2.- ¿Qué cadena elegir?

La mayor parte de los moteles de carretera pertenecen a una cadena, de las cuales Motel 6 y Super 8 suelen ser las más baratas ofreciendo un nivel calidad/precio más que razonable. Sin embargo, siempre es una buena idea ver un par de ellos y pedir precios además de ver qué servicios ofrecen. Es muy frecuente hacerlo así y como están casi todos juntos no se pierde tiempo. Gracias a ello, logramos dormir en algún motel de algo más de calidad como un TravelLodge en Santa Bárbara.

Interior del Alpine Motel.

Interior del Alpine Motel en West Yellowstone. Foto Manuel Moreno/Rosa Llacer

3.- La hora: No después de las 18.00 horas

Si queremos tener algo de tiempo para elegir y equivocarnos lo menos posible, no conviene apurar la hora. Aunque fuimos refinando la técnica con el paso de los días, básicamente planificábamos las horas de carretera y de visita intentando llegar a la zona de alojamiento en torno a las 17.00 horas. Eso nos daba una hora para buscar tranquilamente motel, descansar y salir a cenar en algún sitio chulo. Cuando superamos este horario y pasamos de las 18.00, las opciones se complicaron y tuvimos menos tiempo y ganas de buscar y elegir. Además, no es frecuente encontrarte recepciones cerradas en cuanto cae la noche.

4.- ¿Arriba o abajo? Arriba si te gusta dormir

 

Motel de carretera en EEUU

Típico motel de carretera donde es mejor dormir arriba que abajo. Foto Manuel Moreno/Rosa Llacer

La mayoría de los moteles son justo como pensamos que son: un par de plantas, un patio central y los coches aparcados en la puerta. Te darán a elegir entre la planta de arriba y la planta de abajo, a lo que en principio siempre respondimos que dowstairs. Mal. Muy pronto aprendes que la calidad de los materiales no es precisamente lo que define a los moteles de carretera por lo que si tienes la mala suerte de tener a alguien en el piso de arriba terminarás literalmente dormiendo con él/ella. Hazme caso. Aunque es menos mítico y las fotos del coche son peores, elige arriba y descansa. Bueno, eso si te deja el aire acondicionado que, por regla general, suele ser un aparato enorme con un ruido infernal.

5.- Los precios: de 40$ a más de 100$

Los moteles de carretera suelen ser baratos pero terminamos aprendiendo que su precio no estaba tan condicionado por la calidad de los servicios que ofrecen -todos tienen, al menos, un pequeño microondas y cafetera dentro de la habitación así como lavadora, secadora y máquina para coger hielo picado en las zonas comunes- como por el lugar en el que se encuentran y el grado de ocupación que tiene. La ley de la oferta y la demanda es implacable, por lo que, volviendo a los puntos anteriores, siempre comprobar un par de opciones. En nuestro caso, lo máximo que pagamos fueron 100$ la noche -unos 70 eur0s- a las puertas de Yellowstone en un sitio con mucho encanto. Lo menos, 40 $ en mitad de la nada camino del parque nacional de Sequoia.

Alpine Motel en West Yellowstone

El encantador Alpine Motel en West Yellowstone. Foto Manuel Moreno/Rosa Llacer.

6.- ¿Encanto? El justo, pero hay sorpresas

 

Mexican Hut Lodge

Barbacoa de balancín y cervezas fresquitas en un atípico motel de carretera. Foto Manuel Moreno/Rosa Llacer

Los moteles de cadena no son precisamente encantadores. Todo lo que tienen de funcionales, cómodos y baratos lo tienen de aburridos. Por eso, de vez en cuando, y siempre que vayamos con tiempo, merece la pena buscar fuera de las cadenas en pequeños establecimientos que habitualmente gestionan sus propios dueños. Aquí el margen de error se incrementa mucho y os arriesgáis a aterrizar en un auténtico antro como nos pasó en Los Ángeles o en lugares maravillosos como el Alpine Motel en West Yellowstone con su encantador dueño Brian o el muy perdido Mexican Hat Lodge y su barbacoa de balancín.

Mexican Hat Lodge en EEUU

Exterior del Mexican Hat Lodge. Las apariencias engañan. Foto Manuel Moreno/Rosa Llacer

5