Seaflower Bungalows, un buen hostel en Koh Phanang

Yo tenía una hamaca frente al mar de Tailandia… Así podría comenzar cualquiera de las críticas de las decenas de cabañas sobre la arena que recorren la perezosa isla de Koh Phanang. A escasos kilómetros de los excesos de la Full Moon Party, esta hermana mediana de las islas del Golfo de Tailandia (Koh Samui sería la rica hermana mayor y Koh Tao la deportiva hermana pequeña) se caracteriza por sus alojamientos mochileros y vida relajada.

Nosotros elegimos el Seaflower. Reservado a través de Booking por sus buenas críticas y precio más que razonable (18 euros la noche con AC y baño propio), fue nuestro último alojamiento en Tailandia y uno en los que más a gusto estuvimos. Ayuda su dueña Liz, una canadiense que lleva desde el 76 viviendo en la isla y que ha puesto todo su cariño en estos bungalows de manera sobre la arena. Aunque  no hay que esperar lujos -por ejemplo, no hacen la habitación cada día- la verdad es que se puede pasar mucho tiempo en el Seaflower sin necesitar nada más: tiene un restaurante y un bar a precios asequibles; alquila kayaks para ir a la cercana ‘secret beach’, organiza fiestas en la playa, tiene lavandería y el wifi funciona de maravilla tumbada en la hamaca.

El cielo de Koh Phanang

Seaflower, un lugar ideal para quedarse en Koh Phanang. Foto Manuel Moreno.

Y si necesitas algo más, pues también está cerca: el lugar de confianza donde reservar una moto para recorrer la isla, el onmipresente e imprescindible 7Eleven, un par de buenos sitios para cenar y tomar una copa sin dejar tu trocito de playa y, mi favorito, una carpa donde Hua da unos masajes increíbles a menos de 6 euros la hora.

Si necesitas más razones, también está la puesta de sol…

Puesta de sol en Koh Phanang

Puesta de sol en Koh Phanang. Foto Manuel Moreno.

6